Princesa por un día

Entras por la puerta del Spa de Ibiza Gran Hotel y una tenue música, envuelta por el sonido del agua trepando por una fuente, te recibe de forma casi silenciosa y mística. Los olores son también equilibrados e invitan al descanso. Todo es perfecto y destila armonía.

Cuando planeas acudir a una cena degustación en un restaurante como La Gaia para celebrar tu santo, debes emprender todo un ritual para estar preparada ante los placeres gastronómicos y sensoriales que te esperan. De este modo la primera parada de un día único, recomendable, cercano y mágico fue, como no podía ser de otro modo, Princesa de Sal. Este salón de belleza, ubicado en el SPA de Ibiza Gran Hotel, te permite descubrir técnicas que no entiendes cómo no habías conocido antes, como sus tratamientos capilares para potenciar el color y que tu cabello recupere la juventud y brillo de los 15 años, o una fórmula de equilibrar el PH de tu cuero cabelludo para no tener que lavarte el pelo cada día. Con mimo, cariño y consejos comenzó el proceso del cambio.

Ser recibida por todo el equipo de estilista con detalles como sus bolsitas calientes de semillas de lavanda para cuello, espalda, manos y para relajar el rostro mientras te dan un masaje siatsu en el lavacabezas, es una de esas experiencias místicas que prometo repetir. Acto seguido la directora del salón, Esther, me propuso hacerme un corte de pelo para sanear puntas y dar forma a mi melena, sin sacrificar el largo. Dicho y hecho. El tratamiento concluyó con una cascada de rizos, protegidos con productos para garantizar su durabilidad, y un maquillaje de película.

Los productos que utilizan en Princesa de Sal tienen particularidades como su carácter natural, libres de perfumes que no sean los naturales, y con propiedades casi mágicas. Como curiosidad su maquillaje mineral que se funde con tu tono de piel y que trata además las arrugas, mejora la piel además de embellecerla. Un must que añadiré a mis productos favoritos para usar todos los días, ya que además tiene protección total para el rostro. Lo más duro de una tarde digna de una auténtica Princesa, fue la despedida, aunque, prometo repetir experiencia en un centro abierto a residentes y turistas y que merece ser difundido. ¿De verdad no lo habéis probado?

La cena: experiencia Japeruvian Cuisine

¿Empezamos por el principio o por el final? Solamente hay tres factores que pueden mejorar una cena perfecta y llevarla a lo sublime: la compañía, la atención y un detalle final. Anoche en Ibiza Gran Hotel se dieron todos los componentes para que periodistas de Ibiza y de ámbito nacional, especializados en gastronomía, no fuésemos capaces de quedarnos con un solo plato de los 10 escogidos por su chef, Óscar Molina.

Tras saludar a compañeros del gremio y a blogueros de Madrid, con los que compartimos nuestro amor por Ibiza y sus productos, tuvimos la suerte de disfrutar de una velada única con Toni, de Ibiza Publicidad, y Pilar, de Radio Ibiza, y de la profesionalidad de un equipo pendiente de cada detalle.  

Todos coincidimos en señalar la espectacular evolución de La Gaia que ha acertado al plantear este 2016 su nuevo concepto denominado ‘Japeruvian Cuisine’, que fusiona lo mejor de las gastronomías japonesa y peruana con toques de autor. El propio Óscar Molina nos explicó, mesa por mesa, que esta nueva carta se apoya en la cocina Nikkei, que conjuga sabores e ingredientes típicos de Perú y Japón, añadiendo guiños creativos que beben de las últimas tendencias gastronómicas. Un dato curioso fue cómo trajo de la cocina algunos de los ingredientes que más nos sorprendieron en su selecta selección de platos desenfadados y llenos de sabor. Esta nueva tendencia se extrapoló incluso a los postres que sorprendieron por su presentación y texturas. Para rizar el rizo nos despidieron con una maravillosa caja de 36 variedades de bombones Valhona para rememorar los momentos más dulces de la noche.

La renovación de La Gaia queda patente también en su decoración que ha incluído una segunda barra, donde los sushiman elaboran sus creaciones frente a los comensales, a modo de food show, y en la que estaca la obra de arte titulada ‘Life’, diseñada por la artista danesa Katrin Kirk, asentada en Mallorca desde 2006. Se trata de una espectacular escultura tridimensional que representa un conjunto de medusas que sobresalen del propio límite de su marco iluminadas para hacer sentir al espectador que cobrar vida cada instante.

Jornada gastronómica a dos manos

La noche de ayer fue especialmente dulce gracias al invitado especial de Ibiza Gran Hotel: el famoso pastelero Josep María Rodríguez, ganador en 2011 de la Copa del Mundo de Pastelería en Lyon, quien dio vida a  una jornada gastronómica a dos manos en la que se encargó de elaborar los postres con la prestigiosa marca de chocolate internacional Valrhona. Josep María Rodríguez es propietario de La Pastisseria Barcelona.

Si tuviese que quedarme con un plato de los degustados abogaría por sus ostras, o tal vez por el carabinero tempurizado, el cochinillo caramelizado, la ensalada de mar y tierra, su particular sushi ahumado… en esencia ¿por qué elegir si puedes probarlos todos?

Aún no hay comentarios

Envía un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte