Más que prácticas; una experiencia humana

Ver Galería
3 Fotos
Más que prácticas; una experiencia humana
Más que prácticas; una experiencia humana
Más que prácticas; una experiencia humana

Más que prácticas; una experiencia humana

Más que prácticas; una experiencia humana
Más que prácticas; una experiencia humana
Más que prácticas; una experiencia humana

Más que prácticas; una experiencia humana

Más que prácticas; una experiencia humana
Más que prácticas; una experiencia humana
Más que prácticas; una experiencia humana

Más que prácticas; una experiencia humana

Soy Fanny, tengo 20 años, estudio lenguas extranjeras y vine a la Isla Blanca para descubrir el mundo de la comunicación con muchas ganas de aprender.

Lunes 9 de Mayo, 9,30 horas: Estoy a punto de entrar en la oficina de Imam para mi primer día de prácticas. El estrés y los nervios me ganan y me pregunto, ¿qué hago yo en Ibiza? Estoy sola, no hablo bien el español, no conozco ni la isla ni el mundo laboral y mucho menos el mundo de la comunicación. Podría haber elegido unas prácticas en mi ciudad cerca de mi familia y de mis amigos, pero no lo hice. ¿Por qué nunca puedo hacer nada como los demás?

Pero mis dudas no permanecieron mucho tiempo y hoy tengo claro por qué no actué como lo haría el resto? Irse fuera de prácticas es toda una experiencia. El tipo de vivencia que te cambia y en la que aprendes quién eres y quién quieres llegar a ser. Quizás las frases que más dije fueron «¿quoi?», «no entiendo» o incluso «¿puedes repetir, por favor?». Pero ahora puedo afirmar que mi español es más rico, que entiendo mejor y que tengo más confianza a la hora de hablarlo. Más allá del punto de vista lingüístico he sido muy afortunada de encontrar al equipo de Imam que me confió un trabajo con responsabilidades reales y que me hizo sentir como parte real del grupo.

Cometí errores y me corrigieron siempre con benevolencia, explicándome sus porqués y cómo mejorarlos. Mientras mis compañeros se estaban deprimiendo entre las huelgas, la lluvia o la penuria de la gasolina en Francia yo pude participar, por ejemplo, en la pasarela Adlib. Corriendo como una loca de un lado a otro, acogiendo a los diseñadores, intentando capturar las emociones del desfile, observando los últimos retoques en los backstages y escuchando a los ibicencos hablar con mucho orgullo de su moda que, un mes antes, ni siquiera conocía. Por si fuera poco también vuelvo a Francia con un vestido de Tony Bonet como consagración de una verdadera ibicenca.

El team Imam es una familia en la que cada uno de sus miembros tiene una plaza esencial para garantizar el buen funcionamiento de la agencia. Está Silvia quién, aunque parezca muy seria, es una verdadera profesional encantadora y siempre disponible para darnos consejos. Pilar quien siempre saca tiempo para enseñarnos nuevas cosas o responder a nuestras preguntas con una  sonrisa. Juan Carlos, siempre atento, soluciona cada uno de nuestros problemas en dos minutos. Y por supuesto Alba, mi compañera en prácticas que se convierte en una verdadera amiga y que ha trabajado conmigo desde el primer día escribiendo y traduciendo artículos, haciendo informes o dossiers de prensa. Marta desde Madrid, siempre transmitiendo tranquilidad y paz, y Sandra, con su actitud llena de energía, completan un coro perfecto. Sinceramente nunca he visto a un equipo tan dedicado a su trabajo y tan coordinado gracias a la maravillosa Montse, quien juega el papel perfecto de directora de orquesta. Ella hace que la música nunca se pare y siempre se asegura de que todos actúen en armonía. Valorando a cada uno de ellos, incluso a los que se esconden detrás creyendo que no son tan importantes, como a los de la primera línea solo tengo palabras positivas que se traducen en sonrisas.

Viernes 8 de Julio, 9,30 horas. Hoy termina mi primera experiencia en prácticas y durante estos dos meses he descubierto una isla muy alejada de todos los clichés que hay sobre Ibiza. Está llena de pequeños tesoros y me ha sorprendido tanto por la belleza de sus calas como por su ambiente mediterráneo, su alma hippie y la generosidad de los ibicencos. Pero sobre todo, he descubierto un equipo fantástico que ha sido como una segunda familia aquí en Ibiza. Cuando miro hacia atrás veo un camino lleno de dudas, preguntas o errores pero también repleto de nuevas aptitudes, recuerdos inolvidables y muchas emociones.

Quiero dar las gracias de todo corazón al equipo de Imam Comunicación al completo, a mi primo Xavier Ferrand, quien me recomendó e inicio esta historia, y a mi universidad, sin quiénes esta experiencia no hubiera sido posible.

Vamos equipo, esto no es un adiós, ¡es un hasta pronto!

 

Aún no hay comentarios

Envía un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte