Los valores del deporte

Todos hemos oído hablar de los valores del deporte: constancia, capacidad de sacrificio, trabajo en equipo, esfuerzo, afrontar retos… Virtudes que se asocian a la imagen de los deportistas y que sirven como ejemplo para la sociedad.

Casos como el detalle que tuvo Novak Djokovic con uno de los recogepelotas del partido que disputó en el Open de Roland Garros de mayo de 2014, ponen de manifiesto que la fama no está reñida con el compañerismo. Un gesto que fue portada en muchísimos medios de comunicación y que incluso se hizo viral.

Lo mismo ocurría, aunque de forma antagónica, con la batalla campal que se desató el pasado domingo, Día del Padre, por cierto, entre los equipos infantiles del Alaró y el Collerense. Un encuentro que tuvo que ser suspendido por el árbitro, a raíz de la pelea que tuvo lugar no entre los jugadores sino entre sus padres. Unas imágenes lamentables que han dado la vuelta al mundo.

Ambos casos han sido virales, han sido noticia y están relacionados con jóvenes que aman el deporte. Ellos, niños como Alejandro, de tan solo cinco años, son el ejemplo que nos tiene que hacer sentir avergonzados de nuestro comportamiento. Fue él quien separó al árbitro y al entrenador del equipo contrario antes de que llegaran a las manos, ¿sabéis por qué? Porque Alejandro, como el resto de sus compañeros, solo quería jugar. 

Y no, este no es un caso aislado de un pequeño deportista al que no le importan las polémicas que pueblan las gradas que le rodean. Internet está lleno de vídeos que deberían hacernos reflexionar sobre cuál debe ser nuestro comportamiento en el terreno de juego. Ese lugar donde los chavales se esfuerzan por aprender y divertirse.

Un ejemplo es el equipo Infantil B del Fútbol Club Barcelona. Los chavales viajaron a Tokyo para jugar la World Challenge Cup (algo así como un mundial de clubes) en su categoría. En la final se enfrentaron al Omiya Ardija, un equipo local al que los catalanes vencieron por 1 gol a 0. Al finalizar el encuentro los vencedores dieron un auténtico ejemplo de deportividad, puesto que antes de celebrar su victoria, su primera preocupación fue consolar a sus rivales que lloraban abatidos en el centro del campo. ¿Creéis que los padres habrían actuado igual que sus hijos?

Otro ejemplo lo tenemos en la campaña de la Fundación Brafa. Esta conocida escuela deportiva de Barcelona explica, a través de los propios jugadores, lo que los niños sienten cuando escuchan según qué palabras e insultos desde la grada. Bajo la etiqueta “No seas Hooligan” consiguen llegar a avergonzar a más de uno que seguramente se identificará con algunos de los comportamientos que, tristes, describen los niños.

Finalmente, no queríamos perder la oportunidad de presentaros un cortometraje que muestra exactamente el espíritu deportivo y de superación que deberían tener todos los equipos infantiles de cualquier lugar del mundo: L’equip petit. En este caso los más pequeños del Margatània F.C. nos explican cómo encaran cada uno de sus partidos, con una peculiaridad: la liga está a punto de acabar y los pequeños aún no han conseguido marcar un gol. “Una vez estuvimos a punto”, explican todos con la ilusión pintanda en la cara al imaginar cómo sería ese momento que confían en que llegará. Y, para nuestra sorpresa, estos chicos encaran cada partido con unas ganas y con una deportividad que deberían hacer reflexionar a cualquier padre que apunta a sus hijos a un deporte de competición.

Seguro que muchos de vosotros, sobre todo aquellos que estáis con jóvenes y niños día a día, compartís este mensaje al 100%: lo importante es jugar y divertirse aprendiendo un deporte. ¡Gracias por ser padres y no hooligans!

Aún no hay comentarios

Envía un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte