ASELF solicita al Ministerio de Interior que mascarillas y guantes sean tratados como material biológicamente contaminado

Sin comentarios

Esta asociación alerta de la potencial capacidad de propagación del virus en estos materiales y propone la creación de una bolsa púrpura para desecharlos

Esta medida, que debería aplicarse en todo el Estado, serviría, además, para evitar el alto grado de contaminación de millones de estos elementos de un solo uso

El presidente de la Asociación Española de Lucha Contra el Fuego, ASELF, Pablo Gárriz, ha remitido una carta al Ministerio del Interior para solicitar la puesta en marcha de un Plan de Gestión y Recogida de Residuos Integral que posibilite la destrucción controlada y segregada de los materiales sanitarios de protección contra el COVID-19, catalogándolos en todo el territorio nacional como material biológicamente contaminado. Para ello esta Asociación ha creado una campaña que, amparada en el título #BolsaPúrpura, contempla que estos residuos se depositen exclusivamente y en todos los casos en bolsas de este color para que, posteriormente, puedan gestionarse y eliminarse de forma correcta. “Hablamos de una medida que evitaría propagar la enfermedad, ya que se trata de elementos que pueden transmitir el virus, y que velaría por el entorno, ya que se trata de  materiales no biodegradables que se están utilizando en volúmenes muy altos y que pueden atentar contra nuestros mares, ríos o bosques”, ha desglosado Gárriz. “No hablamos solo de mascarillas y de guantes, sino también de EPIs, de batas, de gafas o de pantallas, elementos en todos los casos muy contaminantes y que ponen en riesgo la salud de las personas y del medio ambiente”, ha especificado el presidente de ASELF.

Pablo Gárriz, experto en gestión de emergencias y de protección civil, ha explicado que se trata de una necesidad detectada por todos los cuerpos actualmente activos en la operativa técnica de la crisis provocada por el COVID19. “Con esta carta queremos lanzar una alerta general al Gobierno para que evite que una crisis sanitaria de proporciones sociales, económicas y, sobretodo, humanas como esta acabe convirtiéndose, además, en una crisis medioambiental sin parangón”, ha resumido.

“Estamos siendo testigos de una situación que va a empezar a suponer un problema de largo alcance, amplio espectro, de alto impacto, completamente transversal y de graves consecuencias”, ha matizado el presidente de ASELF, quien ha recordado que “los medios de comunicación de todo el mundo ya se han hecho eco de la aparición de millones de mascarillas y demás elementos de protección en las playas de Hong Kong y del resto de zonas de costa de la China continental”. Una situación que se está viendo agravada de manera exponencial y que ya no solo afecta a esta zonas geográficas, por lo que desde ASELF consideran que “ahora que en España estamos viendo las primeras luces de alarma, ante la  saturación y el desborde de los sistemas y procesos ordinarios de gestión de los residuos y elementos contaminados, es nuestro deber reconducir la gestión de su tratamiento, ya que suponen un elevado factor de riesgo para las personas que los manipulan y para nuestro medio ambiente”.

“El uso generalizado de este tipo de material, con independencia de las posibles certezas que pudiera haber sobre si está contaminado o no, supondrá que acabe bien desechado a través de los sistemas ordinarios de recogida de residuos y de basuras o abandonados de manera incontrolada en cualquier sitio y por cualquier medio, lo que incidirá y tendrá consecuencias en los sistemas de alcantarillado y tratamiento de aguas”, ha recalcado Gárriz en la misiva enviada al Ministerio del Interior. “Tampoco podemos olvidarnos de las personas que están realizando actualmente las tareas de recogida de residuos, en contacto directo con este tipo de elementos y que, consecuentemente, están en riesgo de manera especial sin saberlo, por lo que consideramos que el actual sistema de desecho, depositándolos en los contenedores de residuos orgánicos, no es el correcto y debe modificarse de inmediato”, sostiene el presidente de ASELF.

El Plan de Gestión y Recogida de Residuos Integral que desde ASELF se demanda para esta nueva situación y que se apoya en la iniciativa #BolsaPúrpura, supone separar el material residual generado tal y como ya se hace en los entornos sanitarios, funerarias y tanatorios por su vinculación con la salubridad pública. Esto afecta también a los residuos que están generando los equipos de intervención que están actuando tanto en tareas de soporte del entorno sanitario como en otros ámbitos críticos y de interés general. “Muchos de estos equipos y servicios están teniendo el inconveniente añadido al tener dificultad para deshacerse del material contaminado por el tipo y las cantidades generadas, por lo que articular un procedimiento normalizado que lo regule les facilitaría el trabajo”, ha desglosado Pablo Gárriz.

Con respecto al material residual que se está generando como consecuencia de la provisión que hacen los empresarios de los diferentes elementos de protección a sus respectivos empleados, en este contexto se sugiere aprovechar para canalizar los esfuerzos de información y gestión a través de las estructuras ordinarias en materia de Seguridad y de Salud en el trabajo que son propias de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales.

Por último, y con respecto al material residual que está generando la población en general, se articulan dos situaciones muy concretas: los equipos de protección por población no contagiada y el material generado por aquellos hogares donde hay personas confinadas o en cuarentena por motivos de contagio confirmado así como en situaciones de sospecha fundada. En este contexto, ASELF propone que se pongan en marcha mecanismos de evaluación e inspección de refuerzo extraordinarios de las actividades y entidades que generan y gestionan residuos. “En todo caso, se deberían establecer sistemas de control, monitorización, inspección y supervisión reforzados para asegurar que el proceso de gestión por las empresas autorizadas queda garantizado en todas sus etapas”, ha concretado Pablo Gárriz. “Este plan precisa, además, de una serie de campañas de  información y de concienciación para la población con el fin de que tenga éxito y evite el impacto que tienen estos residuos tanto en la propagación del virus como en materia medioambiental, así como sobre el mecanismo y procedimiento que debe seguirse para su desecho”, ha concluido el experto.

#BolsaPúrpura

Se trata de una iniciativa que se basa en que todos los ciudadanos, con independencia de otras obligaciones que pudieran tenerse en sectores y ámbitos concretos, utilicen una bolsa de basura color morado para los elementos de protección usados y para aquellos elementos personales que hayan estado en contacto con personas contagiadas o presumiblemente contagiadas (tales como gasas, pañuelos, cambiadores y protectores de cama…)

ASELF

La Asociación Española de Lucha contra el Fuego, ASELF, declarada entidad de Utilidad Pública de Ámbito Estatal, es el punto de encuentro y foro más antiguo y representativo del sector que contribuye a facilitar la mejora en todo lo referente a la Seguridad Contra Incendios, Gestión de Emergencias y  Protección Civil. Fundada en el año 1959 participa, entre otras actividades, como órgano consultivo en diversos órganos y comités y representa a España en el Comité Técnico Internacional del Fuego, CTIF, organismo creado en 1900 y actualmente también conocido como “International Association of Fire and Rescue Services”.

Sobre nosotros

Nuestra agencia está compuesta por un equipo multidisciplinar de periodistas, publicistas, expertos en marketing, diseñadores y desarrolladores.

Pídenos una cita

Ofrecemos servicios de comunicación y marketing estratégico para que tu negocio alcance todo su potencial.

Más artículos

Ver todos

Deja un comentario