No cariño, tú no eres una princesa

“No cariño, tú no eres una princesa; eres una mujer.
Podrás ser lo que quieras, estudiar lo que más te guste, tener una carrera profesional o no tenerla si ninguna te convence. Estará en tu mano comprarte tu propia casa y tu propio coche cuando seas mayor, siempre que estudies y que te esfuerces, porque recuerda: no eres una princesa.

No lo eres aunque seas para mí la más preciosa, la más graciosa y la más inteligente, porque las princesas siempre esperan a un caballero que las salve y que las encierre en un castillo de oro y ese no es tu destino. Enamórate, equivócate, sé feliz, llora cuando toque, cáete o pide ayuda si la precisas pero no por norma, escoge tu destino y no permitas que otros lo tracen por ti. No eres una princesa, eres una persona maravillosa que ha tenido la suerte de nacer como mujer y que por eso mirará la vida con unos ojos más sensibles, más críticos y más vivos. Los tópicos también se ciernen sobre los hombres que algunas veces no sabemos cómo sentir algunas emociones porque no nos han enseñado. Sé feminista si es preciso, pero no repitiendo los errores de un machismo que marchita, sino alzando la razón y la igualdad como proclamas y únicas armas. No permitas que nadie te inocule teorías radicales y piensa por ti misma siempre, aunque erres. No tengas miedo a la crítica si tus creencias parten de la inteligencia y están contrastadas. Cuando la razón esté de tu lado y, a pesar de comportarte de forma recta, el destino no te devuelva lo que mereces, no te enfades ni te revuelvas contra tus pasos. La vida no se argumenta como las películas románticas y muchas veces parece que termina mal, pero a diferencia de los seriales, lo bueno, lo maravilloso, es que aunque se muestre oscura, simplemente continúa. 

No eres una princesa mi niña, eres una mujer inteligente, y una mujer inteligente busca la felicidad propia y la de los demás sobre todas las cosas”.

Estas palabras, aunque no estuviesen así ordenadas, son parte de las enseñanzas de mis padres. Ellos se reirán cuando lean este artículo y dirán que le he metido mucha literatura y que lo he vestido de luces, pero realmente son la piedra angular de mi educación. He tenido la suerte de crecer en una familia en la que los tres hermanos pusimos o no la mesa, hicimos o no la cama y colaboramos de igual medida, independientemente de nuestros sexos. Lo cierto es que poco y mal, no les voy a mentir, por lo que pido disculpas a mis progenitores desde esta tribuna. La adolescencia es muy dura y a algunas nos mutó en jóvenes rebeldes y deslenguadas, pero tras aquel impasse hormonal hoy intento enmendar cada día aquellas malas respuestas. En el fondo creo que es preciso pasar por esa etapa de revolución para templar el hierro que nos hierve por dentro y que bien forjado nos hace más fuertes.

Como les decía, vengo de una familia en la que no se hablaba de machismo ni de feminismo porque se daba por hecho que ambos conceptos era anacrónicos. Mi padre ha cocinado toda la vida como los ángeles, nos bañaba y secaba el pelo con una delicadeza que descansa entre mis mejores recuerdos, nos mimaba, nos recogía en el colegio cuando el trabajo se lo permitía, y hacía los deberes a nuestro lado cuando era preciso. Él siempre nos recordó que no éramos sus princesas, sino sus hijas: superheroínas capaces de todo o de nada pero, sobre todo, personas libres para escoger. Mi madre nos infló la autoestima y nos elevó hacia los sueños del “todo es posible”. A cambio solamente nos impuso la condición de no mirar a los demás desde arriba y recordar siempre de dónde veníamos. En esencia educaron, criaron y dieron vida a tres hijos felices, completos y con vocaciones plenas, tanto laborales, como sociales y emocionales. Unos valores hoy en día pasados de moda y que se diluyen entre permisividad, consumismo, cansancio y tedio. Ya lo dijo Serrat, muchos se embarcan en eso de ser padres “sin saber el oficio y sin vocación” y alimentan a pequeños tiranos, dignos protagonistas de las peores tramas de Maquiavelo. Yo no estoy en esas, tal vez porque me enseñaron a pensar demasiado y algunas veces eso tampoco es bueno.

Sea como fuere, gracias a estas tablas sé que quienes hoy enarbolan la bandera de la defensa de la mujer con la demagogia como madera, desconocen a ciencia cierta el significado de estas palabras. El feminismo nada tienen que ver con las palabras sino con los hechos.

A mí no me importa en absoluto que en un discurso se dirijan a mí como “amigos”, “compañeros” o “ciudadanos”. Me cansa y me parece de hecho absurdo gastar saliva para añadir un “y amigas, y compañeras y ciudadanas”. El genérico masculino está aceptado por la RAE para ambos sexos cuando alguien se dirige a un foro mixto y no me preocupa en absoluto que el Congreso de Ministros tenga ese nombre y no se alargue estúpidamente con un “y Ministras”, porque lo que realmente defiende a las mujeres, al mal llamado sexo débil, es precisamente que contenga representación femenina. No señores, no pienso desnudarme en una iglesia para protestar porque un país laico incluya una capilla en una Universidad Pública,  puesto que enseñar las tetas o los sujetadores es ya una muestra de machismo tácita para buscar titulares. No necesito ofender a nadie ni mostrar mis atributos para demostrar nada ya que en mi casa me enseñaron que la velocidad se demuestra andando.

No es preciso que a los semáforos se les ponga falda ni que ningún hombre enarbole el Día de la Mujer, porque yo lo celebro cada 24 horas en mi empresa de mujeres, en la que defiendo el derecho de mis trabajadoras a ser madres, lloro de emoción con ellas cuando lo anuncian y lo celebro con un ascenso como muestra de respeto y apoyo. Porque la normalidad es saber que las madres son ante todo personas que maduran, mejoran y se convierten en mujeres más trabajadoras, más valientes y más generosas si cabe. La norma debería ser asumir que esa nueva cualidad en sus vidas no merma sus capacidades sino que las incrementa.

A esos políticos que hacen campañas en nuestros nombres y nos usan como herramienta electoral solo les pediría dos cosas: articulen nuevas leyes de enseñanza que procuren educar a nuestros niños en la igualdad y que frenen el fracaso escolar en ambos sexos, porque la formación es la mejor manera de dar carpetazo a la violencia de género en cualquiera de sus manifestaciones. Impulsen medidas que igualen a padres y madres en las bajas de maternidad, para que nadie ose preguntar nunca más a una chica si piensa tener hijos como condicionante laboral. Si ambos tenemos cuatro o seis meses de permiso, lo que sería más justo, esa diferenciación se erradicará. Además, procuren ayudar a pequeños empresarios, autónomos y trabajadores para que incrementar la familia no sea una gesta digna de valientes y no suponga un problema en la carrera profesional de una pareja. Si realmente buscan que el machismo sea desterrado a un país muy, muy lejano, dejen de ver como una gesta que una mujer pueda triunfar fuera y dentro de casa y de dar por supuesto que en caso de un hombre siempre ha sido así.  No nos pregunten cómo lo conseguimos, porque verlo como algo extraordinario es ya una muestra de anormalidad.

Aún no hay comentarios

Envía un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte