Hashtag por aquí, hashtag por allá

Están por todas partes, acompañan, completan, ponen el punto creativo, divertido, y personalizan las publicaciones en la red. Aunque sus usos se han ido diversificando desde sus inicios, los “Hashtag” fueron creados con una función clara: la de etiquetar la información.

Esta manera de agrupar datos ya existía en servicios como los canales IRCJaiku, pero fue en 2007 cuando un trabajador de Google propuso emplearlos en Twitter consiguiendo su popularización. Fue a partir de entonces cuando el símbolo (#) se hizo un hueco en nuestra vida hasta tal punto que ya no sabríamos publicar una frase en las redes sociales, sin reposar nuestras ideas en forma de palabras clave sobre estas cómodas y útiles almohadas virtuales.

Para quien aún no sepa su verdadera función, Hashtag (del inglés hash, almohadilla o numeral y tag, etiqueta) es un símbolo (#) que precediendo a una o varias palabras clave las marca, clasifica, señala y agrupa en un tema sobre el que gira cierta conversación. Estas palabras clave se emplean sobre todo en las principales plataformas sociales como InstagramFacebook, Google+Tumblr o Pinterest, pero es en Twitter donde encuentran su verdadero imperio.Su papel en las redes sociales puede parecer confuso, por eso es importante saber cómo utilizarlos para sacarles el máximo partido y enriquecer nuestras conversaciones 2.0.

Un ejemplo de esta agrupación por temas que se realiza mediante la anteposición de (#) a una palabra, palabras o frase, lo encontramos en el ejemplo #DíaMundialdelaMujerTrabajadora. Con solo pulsar encima de este “hashtag”, todas las  publicaciones que contengan este formato se agruparan facilitando el acceso a la información, creando una especie de “micro chat” con todas las publicaciones que lo contengan.

Al ser tan sencilla esta acción y tantas las posibilidades que se pueden crear siempre hay alguien que se confunde, o no se informa previamente, y crea “hashtags” paralelos. Por ello es importante seguir ciertas pautas si realmente quieres resultar efectivo en tus publicaciones porque ¿acaso no es lo que queremos todos?

Como Community Manager y usuaria de las redes sociales observo los cambios en los “usos y costumbres” que se van produciendo respecto a este tema. Es inevitable que nos surjan dudas a la hora de escribir una de estas etiquetas que acompañarán a tu twitt o post si cada día cambian las tendencias e, incluso, la manera de escribirlas.

¿Deben ir en mayúsculas o en minúsculas?, ¿Debo crear un nuevo “hashtag” o emplear uno existente?, ¿Cuántos debo emplear en una misma publicación?, o ¿Se unifican en un mismo tema los “hashtag” con tilde o sin acentuar? Son solo algunas de las preguntas que nos podemos llegar a plantear si nos unimos a la moda de la almohadilla.

1) MAYÚSCULAS: Pues bien, a la pregunta de si se deben escribir en mayúsculas o minúsculas, la respuesta es que resulta indiferente. Los hashtags no distinguen entre mayúsculas y minúsculas, pero a menudo se emplea el llamado CamelCase (o uso de mayúsculas en una posición distinta de la inicial) para mejorar la legibilidad. Por eso, si usas un “hashtag” que está formado por más de una palabra es recomendable usar mayúsculas y minúsculas para lograr una mayor legibilidad. Ejemplo:

#ElAMORestáenSABRISA o #PorAMORalARTE, en ambos casos he buscado diferenciar las palabras a la vez que he hecho hincapié en las palabras clave que quería destacar.

También en los nombres propios y personales conviene diferenciar entre mayúsculas iniciales y minúsculas, y abreviaciones en el caso que se pueda.

Ejemplo: #EmmaWatson, #EEUU

2) CREACIÓN O REPETICIÓN: ¿Debo crear un nuevo “hashtag” o emplear uno existente? Lo ideal en este caso es usar uno existente y asegurarnos de que este sea el “oficial” o, en su defecto, el más empleado por los usuarios. Conviene recordar que la almohadilla convierte cualquier palabra o grupo de palabras contiguas en un vínculo de búsqueda. De esta forma organiza y clasifica el contenido, haciendo posible el seguimiento de temas en concreto a partir de las palabras clave que lo conforman. Si concibiésemos uno nuevo en lugar de emplear el existente, estaríamos creando un canal paralelo para hablar del mismo tema y conseguiríamos precisamente el efecto contrario de la misión para la que fue concebido el protagonista de este artículo. Grabemos en nuestra mente su función principal y agrupemos la información en la etiqueta más extendida para evitar dispersar la información y dificultar así la difusión de nuestro mensaje.

Pero si lo que buscas es ser original, añadir un toque personal en clave de humor o completar tu mensaje con palabras que de otra manera no podrías ¡no dudes en crear uno propio! La libertad que ofrecen las redes sociales es infinita y la creatividad es siempre bien recibida. #Créeme

3) USO O ABUSO: ¿Cuántos debo emplear en una misma publicación? Como en todo en esta vida hay que buscar el punto medio para que lleguemos a nuestro objetivo de máxima difusión sin caer en los excesos. Ya lo dice el sabio refranero español, “lo poco gusta y lo mucho cansa”, y este sería el consejo perfecto a aplicar cuando de almohadillas hablamos. Lo ideal es usar de dos a tres en el caso de Twitter y Facebook, ampliando la licencia de cinco a seis en el caso de Instagram y Pinterest. A gusto y coherencia del consumidor.

4) TILDES: Y llegamos a la pregunta del millón, o al menos a la que me trae de cabeza desde hace semanas, ¿Se unifican en un mismo tema los “hashtag” con tilde o sin tildar?

Aunque todas las fuentes consultadas coinciden en emplear en este caso la misma norma que rige en el caso de las mayúsculas y minúsculas (que no difieren el mensaje indistintamente de su uso), se recomienda siempre, por el bien de nuestros ojos y de nuestra salud cultural, el uso de tildes en todos nuestros textos. En resumen: no hay excusas para escribir mal. Los “hashtag” se agruparán con tildes y sin ellas pero siempre es aconsejable el buen uso de la lengua castellana, tan completa, tan bella, y tan acentuada. 

Incluimos pues las tildes en nuestro apartado imaginario de “caracteres permitidos”, junto con las letras capitales y los números, y haremos lo contrario con los espacios y signos de puntuación que de ningún modo deben figurar en nuestra etiqueta. De este modo, si se quiere crear un “hashtag” que incluya varias palabras, será necesario escribirlas todas juntas, sin ningún signo de puntuación entre ellas y con tilde si la lleva. Ejemplo: #NotiCuriosaDelDía

En el caso de Instagram, su modo predeterminado de completar los “hashtag” sí difiere de las palabras tildadas y los topónimos sin mayúscula, siendo estas las que más usos acumulan y las que más se suelen emplear. Con el tiempo espero que el uso de la etiqueta se regularice también en esta plataforma cada vez más extendida. Si dudas entre escribir bien una palabra o ¿llegar a más seguidores. Tal y como explico en el párrafo anterior, la mejor opción será siempre la de escribir correctamente.

Ejemplo: #ibiza #Ibiza #fotografía #fotografía

El dilema de la acentuación y la buena ortografía en las redes sociales llegó a convertirse en campaña en septiembre de 2015 con “Acentúate”. Está acción creada por la Fundación del Español Urgente (Fundéu) y promovida por la agencia EFE y BBVA resultó todo un éxito cuando millones de personas, entre ellas muchas caras conocidas, emplearon #acentúate en sus publicaciones reivindicativas del buen uso del leguaje llegando a ser “Trendic Topic” (TT) nacional durante días. 

Aquí algunos ejemplos de esta exitosa campaña.

Obviamente este es un tema muy comentado por quienes usamos este medio con asiduidad y alevosía. Y es que uno de los problemas de las “social media” es que, debido a su inmediatez y carácter efímero, la mayoría de las personas olvidan escribir correctamente consiguiendo, incluso, que se pierda el verdadero sentido de la oración. Una palabra sin tilde puede significar otra cosa totalmente diferente y puede causarnos ceguera emocional a quienes amamos la comunicación y la gramática como a un día de sol aliñado con risas en buena compañía, así que ¿compartimos con la almohada algo más que nuestras consultas nocturnas?

Así que si no quieres caer en estos errores tan comunes, te recomiendo que sigas el consejo de Steve Jobs y que hagas caso siempre a tu corazón y a tu intuición, y  si la duda persiste, consultes siempre tus dudas ortográficas a una fuente fiable antes de publicar en la red de redes, internet.

http://www.rae.es/

Aún no hay comentarios

Envía un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte