No me des dos besos

De repente nos dicen que nosotras, las de siempre, ya no somos feministas porque no cumplimos con su dogma de fe. El mensaje nace de esas y de esos que escriben mandamientos con fuego para intentar enviarnos al ostracismo de los que ya no somos seres de luz, sino borregas del averno.

Nosotras, las que miramos con admiración a nuestras abuelas y a nuestras madres y estudiamos por y con ellas, ascendimos aupadas en su confianza, nos rebelamos contra quienes pretendieron coartarnos y dirigimos hoy nuestras propias empresas, resulta que ya no representamos a esa nueva religión que quieren inocularnos para sentirnos “empoderadas”. De pronto, alguien pretende que veamos el mundo en blanco y negro y que odiemos a quienes amamos, sin entender que el feminismo no es una religión ni una filosofía, sino un término y una forma de pensar que debe entenderse desde la libertad e igualdad que defiende.

Yo no quiero subvenciones públicas, ni imposiciones en mi casa. Yo me niego a que me obliguen a contratar a personas por su género, sino por su valía, aunque, curiosamente, y por esta causa, en mi agencia hoy solo cuente con mujeres. Yo no necesito que me defiendan discriminándome positivamente, sino que protejan mis derechos y me ayuden a no tener miedo a manadas de locos primarios si estos pueblan las calles. Yo no quiero exigir paridad si esta no viene avalada por la premisa básica de que somos, sencilla y simplemente, iguales, y lo que imploro es que el mundo siga cambiando así, a pasos agigantados, para que nos lo susurren desde la cuna y no a golpe de decretos.

Yo no quiero que Pérez-Reverte ceda su sillón de la Real Academia Española a una señora menos ilustrada, sino que de forma natural nosotras podamos pintar más letras y acuñar nuevas palabras. A mí el lenguaje inclusivo no me incluye si solo son palabras manidas que no aportan nada, prefiero que deje de juzgarse nuestro atuendo en los informativos y se escuche más y mejor lo que tenemos que decir. Yo no quiero que las preguntas que me hagan en una entrevista sean diferentes a las de un hombre y que pongan en tela de juicio por qué decido no ser madre o qué hago para mantenerme en forma. Para mí el feminismo bien entendido es firmar hoy este artículo sin que me toquen una coma y que me den el mismo espacio que al resto de plumas.

Yo quiero que al conocerme me extendáis la mano para que la apriete firmemente y no me quejaré si hoy alguien me abre una puerta porque mañana seré yo quien muestre la misma educación y repita esa hazaña. A mí no me recomendéis paridades ni paridas porque cuando lo hagáis me sacudiré la caspa que destiláis en esta piel que es solo mía, que me gusta y que es femenina y feminista. Hoy nosotras, las de siempre, las que crecimos con “La Bola de Cristal” y nos reímos de las brujas, celebramos trabajando que somos grandes mujeres y que no necesitamos que nos aúpe nadie más que nosotras mismas. Hoy nos declaramos libres, fuertes y, sencillamente, iguales,  pero no desde la doctrina de aquellos que hacen política y buscan votos a nuestra costa, sino desde la certeza de que no estamos locas sino que sabemos lo que queremos.

Hoy la niña de diez años que leyó “Mujercitas” sigue admirando a todas y cada una de sus protagonistas, respetándolas, amándolas y protegiéndolas, aunque para ello tenga que cortarse la melena y ver cómo queman su primera novela.

Hoy nosotras, las que fuimos educadas para no tener miedo a alzar la voz aunque esta no gustase a todos y todas, solo queremos recordar que el feminismo no tiene una sonrisa, sino miles, y que comienza en gestos tan cotidianos como evitar darnos dos besos si os tendemos la mano.

Aún no hay comentarios

Envía un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte