Carta desde el futuro

No dejes de escribir poesías e historias y de dar rienda suelta con tinta a tus pensamientos, porque un día podrás vivir de ellos y te harán inmensamente feliz. No dejes de decir siempre lo que piensas, pero aprende a hacerlo sin herir con tu sinceridad, para que tu principal virtud no sea nunca un defecto.

Sé fiel a lo que sientes y a lo que piensas, porque así respetarás a la gente a la que amas y a ti misma, y dormirás con la conciencia limpia cada noche. No tengas miedo de caerte y salta hacia tus sueños, sortea el pudor y permítete hacer el ridículo en cualquier escenario, desde el más grande al más pequeño, porque solo así destacarás cuando sea preciso, y preséntate a corazón abierto aunque seas rechazada, porque serán tus grandes errores los que te enseñen a crecer, mucho más que tus aciertos.

Canta; hazlo en la ducha, por la calle, en los conciertos y en el trabajo, porque la música es una caricia para el alma que te hará muy feliz, aunque no quieras dedicarte a ello. Del mismo modo pinta, celebra cada Navidad, cada cumpleaños y cada aniversario, invéntate días felices y “sanqueremos” y cocina para los tuyos demostrando que el amor también se come, pero que sobre todo se comparte. Destierra de tu diccionario los “no puedo”, los “no sé”, los “no soy capaz”, o los “no valgo”, porque en esta vida serás lo que quieras ser y aprobarás todos los exámenes a los que te sometas aunque no sea con un sobresaliente. Perdona con honestidad y elimina también palabras como “envidia”, “rencor” o “desconfianza”, porque son plantas invasoras que contaminan a las personas para siempre y se hunden sin remedio en sus vidas para impedirles abrazar como toca. Cuando no quieras hacer algo dilo sin mentiras piadosas, pero no permitas que la vagancia se lleve días hermosos y a personas bonitas por falta de esfuerzo.

Despiértate con una sonrisa y duérmete acunándola, porque las personas buenas suelen ser también felices, y la vida es muy corta como para malgastarla entre enfados y malas caras. Recuerda que la familia, la amistad y el amor serán los mayores tesoros de tu reino y que esa es la riqueza que merecerá la pena atesorar con fuerza. Gasta el dinero que consigas en aquello que te haga feliz y viaja, bébete el mundo, la cultura y la historia de miles de lugares dejando que tus ojos los conozcan en primera persona. No seas como los demás, no busques pasar desapercibida y sé tú misma, aunque no todos te entiendan y a pesar de que algunas veces te pesará demasiado la armadura de quimeras y de libros con la que te vistes, porque mañana estarás orgullosa de la forma en la que derribaste molinos y ganaste pulsos a gigantes.

Búscate, rétate y encuéntrate. No te cases con ninguna ideología o tribu y aprende de todas para acomodarte en lo mejor de ellas. Cambia de casa pero no de hogar, acepta las oportunidades que te brinde la vida y recuerda que, si alguna no te llena, siempre podrás volver sobre tus pasos, pero no dejes de andar por falsas cautelas que no son sino viejos miedos.

Aún no hay comentarios

Envía un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte